La pruebita de VIH

Luego de haber vivido por más de cinco lustros con la duda si es que soy o no portador del VIH, finalmente me hice la prueba. Dio negativo.

Comparto esto, porque es un aspecto de la vida de quien ha experimentado con la sexualidad homosexual, el cual siempre se halla sobre las cabezas como una espada de Damocles. El terror de no saber, y sobre todo el terror al estigma y al avergonzamiento, pudieron más en mi vida que el sentido común. A parte que, como testigo de los estragos del SIDA en los 80’s, y los votos que hicimos con los amigos “si me sale positiva la prueba, me pego un tiro”, tuve siempre esa cantaleta en el transfondo, y el temor a tomar mi vida en un momento de autoaborrecimiento. Fue un peso que se me cayó de encima. Pero tuvieron que pasar más de doce años de “sobriedad”, desde la última vez que puedo recordar haber hecho algo de alto riesgo, para que me anime a hacer el dicho examen. Y tuvieron que pasar como diez años de estar en un proceso de sanidad interior, como para comprender que amarme a mi mismo, como corresponde a un hijo de Dios, incluye el salir de semejante duda, y que cualquier resultado lo puedo recibir en la confianza de que tengo una identidad de hijo de Dios. La verdad, ciertamente, nos hace libres.

Al mismo tiempo, me impresionó la cantidad de hombres en la cola para el test… Es pues la partecita de la historia que el lobby gay no quiere presentar. El riesgo de contraer VIH es alto, y a quien practica el sexo homosexual es una opresión. Tantos hombres sentados en la sala de espera, cero contacto visual, cero conversación, terror, miedo, ansiedad y vergüenza eran los sentimientos mas prevalentes, no era necesario tener un don sobrenatural para darse cuenta. Si, ése es el precio de aceptar la mentira del lobby gay, de que esto es una identidad que merece ser consolidada, y encima, merece ser afirmada.

Durante la prueba, de cuarta generación, muy precisa, confiable, de elevada sensibilidad y especificidad, la dama que hizo el test fue bien comprensiva, y hasta pienso que debieran ser consejeros cristianos quienes se sientan a hacer estos tests. Es tan pobre la consejería humanista… use condones, traiga a su novia y hagan la prueba juntos… son las estrategias que ellos tienen, probablemente válidas, pero nada que hable sobre redención. Si, son buenas estrategias de prevención, pero no son lo suficiente como para lidiar con el quebrantamiento que lleva a la gente a terminar sus días entre los que practican la sexualidad homosexual.

~ por refreshingfromheaven en septiembre 23, 2014.

2 comentarios to “La pruebita de VIH”

  1. Feliz por ti. Abrazo fuerte.

  2. Me encanta que hablas de redención… creo que los seres humanos vivimos hambrientos de algo que sólo Cristo es capaz de llenar: relación y ésta sólo puede venir después de la redención. Muchos abrazos querido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: