Dos eventos

Este post es para narrar dos eventos recientes que me han hecho pensar bastante en como reacciono hoy en comparación con el pasado.

Primero: una noche de viernes, luego de ir a jugar a los bolos con un grupo de colegas de trabajo, tuve que regresar a casa. Como buen adicto, y ya siguiendo el patrón habitual, de evitar sitios peligrosos, de tomar el camino seguro, lleno de luz y sin áreas de cruising, tomé la bicicleta y me fui a hacer la ronda larga. Pero casi a la media noche, la gente está en modo de cruising en cualquier parte. Lo cierto es que hice contacto visual con alguien, y esto desencadenó en mi una serie de recuerdos, de inseguridades, de deseos, y sin entenderme bien, acabé entablando conversación con el chico este. Fue un encuentro raro. El chico inmediatamente me preguntó sobre mi orientación sexual, y como andaba buscando dónde dormir, comenzó a ofrecer su cuerpo como pago por alojamiento o a cambio de algún dinero. Francamente me dio un dolor profundo ver a un ser humano llegar a tal punto de devaluación. Le di un poco de dinero, algo de comer y de beber y me fui… pero fue una lucha el no sucumbir a lo que hubiera sido un polvo fácil … como en tiempos antiguos…

Era una tarde de domingo, mientras almorzaba en un restaurante de la ciudad con un anciano de la iglesia, pude escuchar la charla de la mesa del lado, pues era a gritos… era un grupo de gente gay, hombres y mujeres, que narraban a los gritos la salida del día anterior, los ligues y los eventos de la noche. Esto desencadenó una reacción en mi, que traté de ignorar. Luego, al llegar a la casa, sin darme cuenta comencé a pensar que estando tan tenso necesitaba un buen masaje, e hice la cita correspondiente. Sin embargo, un adicto sexual no va a masajes, punto final. Ninguna excusa. Cuando iba en camino, opté por una mejor alternativa, llamar por teléfono a uno de mis compañeros de rendición de cuentas, y fue su apoyo la provisión de Dios para no seguir adelante con mis intenciones, que podrían ser socialmente aceptables, pero que me iban a poner en riesgo seguro. Cancelé la cita con el masajista y me fui a la casa. En ese momento, pude conectarme asimsimo con Dios, y me di cuenta de que los sentimientos por debajo de esta tentación eran el darme cuenta de mi soledad y el peso de la misma, y asimismo el miedo que me daba el hablar con mi jefe al principio de la semana. Eran una serie de cosas que se fueron acumulando. En otros tiempos, hubiera ido al masaje y dado rienda suelta a mis hormonas ya sea en la sesión o luego de la misma…

Y eso eran algunos de ustedes. Pero ya han sido lavados, ya han sido santificados, ya han sido justificados en el nombre del Señor Jesucristo y por el Espíritu de nuestro Dios.  1 Cor 6:11 NVI

~ por refreshingfromheaven en septiembre 6, 2011.

6 comentarios to “Dos eventos”

  1. Querido amigo, es un post lleno de impresiones…quisiera decirte muchas cosas, pero lo más de todo es que en medio del propio análisis (que para nosotros en especial es tan duro) comenzaste con esperanza y agradecimiento, respecto a lo que Dios ha hecho en tí. Yo también, emocional como soy, reacciono frente a las cosas, pero puedo percibir en mí un anclaje hacia el centro, hacia quién sostiene todo en mí. Ese Dios al que ya no podemos dejar de recurrir, el que nos hace “desafíos al mundo” porque sólo gente llena de Dios, es capaz de desafiar al mundo con esas acciones pequeñas pero precisas, que les hacen decir “si él puede, por qué yo no?”… y vaya que tu puedes… un abrazo grande!

    • Querida Rougek, gracias por el comentario… Me encanta lo que escribes sobre el “anclaje hacia el centro”, obviamente Jesús mismo que sostiene todo en realidad en nosotros. Estas acciones pequeñas son las que hacen, sumando una mas la otra, nuestro caminar hacia una vida virtuosa en el Mesías. Un fuerte abrazo!

  2. ME EN CANTARIA PODER ESPRESARME COMO TU LO ASES
    PARESIERA QUE ABLAS POR TODOS LAS PERSONAS QUE SENTIMOS
    ESA LUCHA TODOS LOS DIAS AL LEER TUS ARTICULOS MI EN MI CORAZON SIEN TO ALGO RARO Y POR PRIMERA VES SIENTO QUE ALGUIEN NOS ENTIENDE Y LE DOY GRASIAS A DIOS POR TU VIDA

    • Hermano, gracias por tu post que es un aliento a seguir escribiendo y dejando un récord de que este caminar en Cristo, si bien es difícil, no es imposible, y si al compartir puedo darte aliento, mejor aún, toda la gloria para Jesús!

  3. Querido, no sabes cuánto te amamos, desde Bolivia van nuestras oraciones para que en tu relación con Cristo encuentres las aguas profundas que refresquen tu corazón. Mi esposo y yo, que hemos caminado en tus zapatos un tiempo entendemos lo difícil de tu lucha, que Él sea tu compañero cada día y cada noche.

    • Estimada hermana Dorcas, gracias por las palabras de aliento y los comentarios en el blog! Gracias por tus oraciones también! Dios es fiel y lleva a buen término la obra que comienza en los suyos. Bendiciones para ti y tu esposo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: