Refrigerio para el alma

Este fin de semana fue un hito en mi vida. El viernes por la noche tuve ocasión de hablar con dos amigos muy queridos (marido y mujer), pastores con mucha experiencia, y recibir su minsterio de tipo muy personal y con mucho afecto. Fuimos a cenar a uno de los restaurantes de la ciudad, donde la comida lleva tanto diseño y arte como el lugar mismo. Fue bueno hacer una pausa y una revisión de lo que fueron los meses entre ahora y Agosto que fue cuando nos vimos por última vez.

Ayer tuvimos un día de refrigerio. Estos amigos vinieron desde otro país para ministrar en la iglesia, y proporcionar un tiempo para los líderes también. Nos guiaron por una meditación en el Salmo 23. Todos somos ovejas, por mucho rol de liderazgo que tengamos, somos ovejas del Buen Pastor, y necesitamos recibir de El antes que podamos dar a otros. Fue inspirador, y me hizo conectar de nuevo con la necesidad que tenemos de estar descansando en Jesús, y bien alimentados, rumiando Su palabra para no solamente sobrevivir, sino para vivir en plenitud. Luego, tuvimos dos sesiones, varones y mujeres por separado. En el grupo de varones la dinámica fue mas bien “al grano”. Vimos la necesidad de tener compañeros de rendición de cuentas, y cual es la ventaja de aprender a ser vulnerables, de saber confesar las luchas/caídas unos a otros, y lo bueno que es el no andar solos. Si bien son cosas que uno a veces piensa que sabe, lo difícil es ponerlas en práctica. No es suficiente saber que uno necesita rendir cuentas, sino que hay que buscar activamente crear el espacio para hacerlo, pues no va a suceder por arte de magia y mucho menos va a caer del cielo. La confianza se va ganando poco a poco, es algo que se construye.

Esta mañana, la esposa predicó en la iglesia, en un desafío frontal a la misoginia generalizada en las mentes de algunas personas. Creo que Dios quería que escuháramos la voz de “mujer” y lo “femenino” … pues la mujer porta la imagen de Dios al igual que el varón. El sermón fue sobre Romanos 8 del 22 adelante, y nos hizo pensar en que muchas veces nuestros sentimientos no pueden expresarse en palabras, y sobre todo si son experiencias dolorosas, se acumulan en lo profundo del cuerpo, y salen con gemidos indecibles. Obviamente, nos llevó a recordar que no hay nada creado que nos pueda separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús.

Muy por la superficie, comparto esta experiencia. Qué bendición es poder recibir el ministerio de personas con tanta experiencia y sabiduría y amor por el pueblo de Dios.

Como corolario, estoy comenzando a leer el libro ” Walking with gay friends” de Alex Tyler. Compré el libro pues leí una muy buena revisión por parte de TFT en su boletín de este trimestre. Es bueno leer para estar alerta y sobre todo para entender mejor las dinámicas emocionales de quienes luchamos con la homsexualidad, o de quienes deciden optar por este camino.

Fue interesante que en su capítulo sobre hermenéutica, ella haya saltado de un plumazo el Antiguo Testamento, y se haya centrado en el Nuevo. Pero lo interesante es que ella como muchos de nostros tuvo que aceptar que no podemos hacer decir a la Biblia lo que quisiéramos, y sobre todo, no podemos hacer malabarismo alguno para justificar relaciones sexuales entre dos personas del mismo sexo, por mucho afecto y amor o sentimientos que se envuelven… y ahí paré la lectura🙂 Espero hacer un comentario largo y sesudo del libro.

~ por refreshingfromheaven en febrero 28, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: