Catarsis aeroportuaria

Los viajes intercontinentales tienen su consecuencia: jet lag, cansancio, y obviamente vulnerabilidad ante el pecado. Los vuelos, los tránsitos interminables, todo se junta en las 24 a 30 horas que es un trasatlántico para ponerme en situación de mayor vulnerabilidad.

Pero la gracia es abundante y sobre abundante. Es en estos momentos en los que miro atrás, y agradezco que la fortaleza la proporciona Dios para mantenerme firme. Si, hay tentaciones, pero creo que es lo que uno hace con ellas lo que cuenta. Francamente, no tengo muchas ganas de volver atrás, y si permanezco es para gloria de Dios.

Cansancio, hambre, soledad, muchos factores debilitantes en el mismo momento. Un poco de paciencia y estaré de vuelta en casa, en las condiciones normales…

~ por refreshingfromheaven en enero 3, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: