Cuando duele la lucha

Ayer por la tarde, luego de un fructífero y a la vez relajado día de trabajo, fui a casa, comí una saludable ensalada, y casi todo iba bien. Hasta que en cierto momento, tal vez a lo largo del día ya, pero en ese momento en particular, sentí como un dolor adentro bien adentro. Era algo no físico pero muy real. Y me puse a pensar, lo cual es normalmente mala señal. Pues uno comienza a pensar en que estoy solo”, pues nadie vino a compartir mi ensalada, la sobremesa o el DVD que puse en la computadora.

En este tipo de momentos, tengo la tendencia a comparar”, a mirar a otras personas, y ver cómo la pasan de bien, forman sus familias, tienen compañía, construyen algo para el futuro y sus hijos. Y claro disfrutan de la intimidad juntos. Oigo que alguna gente que conozco, no sé si puedo llamarlos “amigos”, comienzan nuevas relaciones, otros las terminan (normalmente porque encuentran a alguien más), y cada quien aparentemente goza y disfruta de lo que la vida les pone al frente. A veces no puedo evitar caer en la tentación de comenzar a fijarme demasiado en mi mismo, y tal vez de enojarme conmigo, con Dios y con todo el resto del mundo. En este ciclo de ‘malos pensamientos’ también incluyo baja autoestima y auto condolencia.

Los debates en las iglesias de hoy solamente me hacen pensar que cada quien anda buscando lo que es fácil, y la satisfacción de sus instintos personales. La Iglesia Anglicana está en el punto del cisma por la tosudez de un obispo homosexual, quien prefiere mantener su estilo de vida y pelear por él a hacerse un lado por el bien de toda la Comunión Anglicana. Eso es pues el mensaje de algunos: egoísta y egocéntrico. “Homo encorvato in sei” diría Lutero en su definición del pecado. Lo que parece un derecho humano, es en realidad tan destructivo que hasta una de las denominaciones más importantes de la cristiandad se está viendo amenazada por el egoísmo de unos pocos.

En momentos tales, en un ambiente similar, me dan ganas también de dar rienda suelta a los deseos y pasiones. Sigo siendo de carne y hueso. Sobre todo cuando el minito del laboratorio de abajo viene a la oficina a charlar con mi ‘activista pro-gay’ se me mueve el piso. Primero porque ambos son la encarnación de lo opuesto a mi fe; segundo porque el minito no deja de ser atractivo, desde mi punto de vista caníbal. O cuando el vecino nos cuenta que su pareja (otro hombre) lo ha dejado por otro chico (vaya novedad) y que ahora se halla disponible. Y por lo tanto comienza el desfile de ‘amantes’ en su casa … algo que no puedes evitar ver si vas a comprar pan en la mañana, y hay un hombre fumando su cigarrillo en la puerta … O, más numerosos aún, son absolutamente todos mis otros compañeros de trabajo que viven en relaciones de pareja (heterosexuales) pero fuera del matrimonio. Viven juntos, viajan juntos, tienen intimidad y compañía. Son tan pocos los que se casan.

Sería tan fácil hacer lo mismo.

Mi porción es Jehová, dijo mi alma; por tanto, en él esperaré. (Lamentaciones 3.24)

~ por refreshingfromheaven en agosto 5, 2008.

9 comentarios to “Cuando duele la lucha”

  1. Gracias hermano por compartir las expresiones que dejan esos dolorosos momentos de lucha, y por acercarme un poco a comprender a los que participan en esta lucha de la homosexualidad. Las luchas son de distintos colores aunque la intensidad de estos es bastante parecida en todos los casos.

    Un saludo de tu hermano

    Jairo

  2. Ayer Dios me dio esta palabra:

    “Ya que juzgaron inútil conocer a Dios, Dios a su vez los abandonó a los errores de su propio juicio, de tal modo que hacen absolutamente todo lo que es malo”. Ro 1:28

    Y fue porque he temido a decir las cosas como son. Pero Dios me anima, porque Él me respalda.

    ¡Bendiciones luchón!

  3. Hey Jairo & Mellek!
    Gracias por sus comentarios y palabras de aliento!
    Bendiciones

  4. Vaya que comprendo el sentimiento de este post, casi llevo un año desde que renuncié al estilo de vida gay y han habido momentos en los que me he sentido completamente solo, incomprendido, tan vacio, que a veces quisiera correr de nuevo al mundo… pareciera que nos ofrece tantas cosas que nos pueden satisfacer y calmar nuestras ansiedades momentaneamente, que puede ser sumamente atractivo.

    Pero me queda claro que soy fuerte y que a regañadientes [a veces] pero no me pienso soltar de la mano de Dios, porque quiero ser ese hombre perfecto para Él.

    Sé que lo mismo sucederá contigo, porque de alguna manera nos has ayudado a muchos que llevamos menos tiempo en esto con tus experiencias, pero sobre todo con tu honestidad.

    Te agradezco el que seas una bendición en mi vida.

    Un abrazo desde Mex.

  5. Hooola Cherrylalo!
    Gracias por tu tan honesto post. Gracias por tus buenos deseos, y que Dios te fortalezca para salir adelante y en victoria. Gloria a Dios por el año que llevas apartado del estilo de vida! El Señor te fortalezca y que sea El quien cubra tus necesidades reales de afecto.
    Un fuerte abrazo y bendiciones desde las Europas!

  6. Este post me fue de balsamo. No soy ni he sido gay, pero comparto la soledad, la lucha cotidiana, el esperar, el intentar no sucumbir a una relacion mas “facil” aunque fuera de los parametros que Dios quiere, con todas los aspectos positivos del matrimonio pero sin la union firme y el compromiso del matrimonio. Compartir todo menos al Señor. Què dificil!! Gracias por este post, cada dia entiendo mas a Jesus cuando dijo “cada uno tome su cruz y sìgame”. Todos tenemos nuestra cruz, no? Algunos aspectos de estas cruces son parecidos.
    Nota: me parecio excelente la historia de los esclavos que publicaste en teologia sin nombre. Otro bàlsamo a mi alma cansada!!!
    Besos desde Argentina!!

  7. Hola silvinapatagonia! Gracias por tu amable comentario! Me alegro que este sito te sea de utilidad y que este post en particular te haya sido de bendición. Que el Señor te fortalezca y sea tu porción en todo momento!

  8. […] te da Dios en medio de las luchas. Hace unos meses titulaba uno de mis catárticos mensajes cuando duele la lucha, y otra vez sentí ese dolorcillo que a uno le gusta evitar. Todo comenzó el sábado por la noche. […]

  9. conosco muy bien ese dolorcito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: