No se lo digas a nadie

Santiago MagillHoy gracias a un usuario de YouTube, vi la película No se lo digas a nadie. Esta película es la adaptación al cine del libro con el mismo nombre escrito por el autor peruano Jaime Bayly. No estoy seguro si es autobiográfica o no. Relata la vida de un chico peruano de la alta sociedad limeña, y su proceso de explorar y descubrir su homosexualidad. Aunque un poco exagerada, la presentación de la alta sociedad limeña tiene rasgos y matices de la realidad de la misma, y la importancia que se le da a las apariencias y al qué dirán. Revela asimismo las miserias y dinámicas intrafamiliares, que se ocultan con dinero, actividad social, drogas, alcohol, sexo … Joaquín (interpretado por Santiago Magill) el personaje principal de la película estudió en un colegio de curas, viene de una familia acomodada, totalmente disfuncional, donde él es hijo único, con un padre prototipo del macho latino, y una madre mojigata y beata. Relata su proceso de explorar su homosexualidad en la adolescencia, muestra sin aspavientos la iniciación sexual que muchos hombres han tenido en un prostíbulo y casi forzados por sus padres. Joaquín se va de la casa, estudia en la universidad, encuentra una compañera de estudios, Alejandra (Lucía Jiménez) de la que se enamora y la cual se enamora de él. Sin embargo, su vida se hunde en la homosexualidad, las drogas y el alcohol. Lleva una doble vida, saliendo con Alejandra y acostándose con Gonzalo (Christian Meier). Luego de un incidente de drogas, se va a Miami donde acaba de paseador de perros, e inclusive se envuelve en actividades de prostitución. Finalmente, luego de un encuentro casual con la ex-novia Alejandra, regresa a Lima donde termina sus estudios y “sienta cabeza”. El final, con un toque Europeo, deja al expectador con las opciones para imaginar qué pasa después.

Me quedé frío al constatar cuántas similaridades entre la película y mi vida. Si bien las dinámicas intrafamiliares no eran las mismas, veo los valores y la sociedad en la que crecí reflejados como con un espejo. Cuántos adolescentes no han pedido a Dios que les quite estos sentimientos? Yo lo hice. Qué difícil fue y creo que sigue siendo el ser gay en América Latina. Esto obliga a la gente a llevar vidas dobles, haciendo infelices a esposas e hijos. El hecho de ocultar la homosexualidad también impide que los varones acudamos a pedir ayuda, particularmente los cristianos comprometidos. Es tan vergonzosa la homosexualidad, que es preferible quedarse callado, vivir una doble vida y punto. Pienso en que alguna vez lloré en los brazos de mi novia, sin palabras, por el dolor que me causaba mi homosexualidad. Igual, le hice daño al final de cuentas. Tal vez una mayor apertura o una comprensión adecuada de las atracciones por el mismo sexo permitiría a la gente entender que la homosexualidad en si misma no es ni pecado, ni mala. Es un síntoma de quebrantamiento y es necesario un acompañamiento adecuado para salir de ella. En realidad, sin Cristo no hay salida de la homosexualidad.

Hoy he hablado largo y tendido con un amigo. Nos hemos escuchado, hemos estado ahí el uno para el otro. Ha sido catártico y saludable. Si no fuera por personas como él, cristianos comprometidos, que conocen mis luchas, y con quienes puedo hablar, me vería forzado a vivir una doble vida. Ojalá llegue el día en que este tema pueda ser tratado con normalidad, y que la lucha contra la atracción no deseada por el mismo sexo no sea un motivo de vergüenza en la iglesia.

~ por refreshingfromheaven en noviembre 17, 2007.

2 comentarios to “No se lo digas a nadie”

  1. Saludos Mí Hermano de “Mi Lucha Interior”:

    Después de un año leyendo vuestro escritos, deseo darle las gracias a Dios por haberle inquietado en escribir tan profundo y personal blog. Ha sido como un bálsamo al espíritu el saber que al igual que yo existen muchos como vos, luchando por agradar a Dios primero y seguir su palabra. No, no es fácil…cada día es una lucha interior, mas todo lo podemos en Cristo que nos fortaleza.

    Un abrazo en Cristo y que Dios le continué bendiciendo.

    Jomar
    Florida, USA

  2. Saludos Jomar,

    Gracias por su comentario! Es un aliciente para seguir adelante con el blog, y saber que de alguna manera puede ser de utilidad para otras personas. No estamos solos en esta lucha, aunque pareciera a veces que nadie más está ahí afuera. Un abrazo y bendiciones hermano!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: