Donde estoy ahora en la lucha

Lampara araña

Desde hace un par de días que estoy pensando en la necesidad de escribir este post. Como es habitual, necesito sacar de adentro lo que tengo, lo que pasa por mi mente y mi corazón. Desde que la activista pro-gay ha comenzado a trabajar conmigo, he sido confrontado con muchas cosas que pensé se hallaban bajo control o superadas. No es que ella se la pase hablando sobre sus asuntos y organizaciones, todo lo contrario. Inclusive tuve la ocasión de hablarle de mi fe.
Lo que sucede es que ella tiene un amigo gay, que trabaja en otro laboratorio. Este chico es bien simpático, su trato es agradable, es inteligente, y el punto es que ha comenzado a concentrar mis pensamientos y mas profundos sentimientos romanticones. Cómo me gustaría que el mino en cuestión me prestara atención, y como me gustaría conocerlo y tratarlo mejor, eso es cierto, pero no es verdad. Y en medio de todas mis complicaciones mentales, me puse a pensar en la verdad. Para ello, fue de gran ayuda la situación que un tal Tim ha vivido. Resulta que este chico comenzó su blog preguntándose si era o no gay, y luego de un tiempo, asumió la mencionad identidad, comenzó a salir del armario, conoció a un tal Aaron, tuvieron sexo, estuvieron juntos como seis meses, y zanseacabó la historia de “amor”. Al acabar el verano, la pareja ya no era pareja, y Tim ahora está de nuevo en el mercado, comenzando la interminable secuencia de buscar citas, y cada vez más adentro de la famosa y supuestamente alegre vida gay.

El punto es que a ratos me gustaría vivir una historia como la de este Tim con Aaron. Pero al mismo tiempo, ya la experiencia me lo dice, no va a funcionar y no va a durar, y simplemente no vale la pena comprometer mi fe por algo asi, con apariencia de luz y sin embargo sé la oscuridad que conlleva. Ya viví esta historia con quien fue mi pareja. Pero con mi necedad regular, soy como perro que vuelve a su vómito … eso es la lucha con las adicciones.

Es una lucha la que vivo hoy, es un momento en el que necesito ser visto, ser amado, ser apoyado … pero no yéndome para atrás el camino andado. Ayer por supuesto, el ataque cultural: una amiga muy querida de la iglesia me ha pedido que no vuelva a abrazarla al saludarnos, pues esto es mal interpretado por sus hijas y familia. Tenía ganas locas de decirle: pero vamos mujer, si a mi me gustan los hombres! En fin, siempre es triste que no te comprendan bien las cosas. Ay cristianit@s … Y como no es la primera vez que me pasa … comienzo a acostumbrarme.

Bueno, ya es hora de volver a casa. Se acabó el post. La verdad sigue siendo Jesucristo.

~ por refreshingfromheaven en octubre 24, 2007.

Una respuesta to “Donde estoy ahora en la lucha”

  1. […] gente que sale de sus casas a disfrutar del raro sol. En medio de la caminata, me encontré con el chico que mencioné hace algunos meses en el blog. Pese al tumulto, lo llamé y nos pusimos a conversar y luego le […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: