La lucha ex-gay

Hoy me ha llamado. Hace casi un año (11 meses) que no sé nada de él. Todo comenzó en aquel entonces como un simple juego. Caminar juntos hasta la estación … qué tiene eso de malo? Y poco a poco se fue construyendo una especie de “relación” adictiva. Las cosas son clara, cuando él o yo hacíamos contacto, es porque uno de los dos tenía ganas de contacto íntimo con el otro, tal vez nuestras necesidades de afecto no fueron llenadas de manera santa. Obviamente, su llamada, que crea un ciclo adictivo me afecta. Primeramente porque yo ya sé lo que es tener una relación homosexual con una pareja que es a todas luces especial. Sin embargo, tengo la tendencia a olvidar el vacío que me dejaba, y el “hang-over” del día después. Por mucho que haga a un lado la consciencia y de rienda suelta a las fantasías que todavía me vienen a la mente, y contra las cuales lucho, como cualquier adicto sexual sé que al día siguiente lo voy a lamentar. Va a volver a llamar esta noche para ver si acordamos una cita para el fin de semana!

En estos momentos, el “huye de tus pasiones juveniles” no funciona, y tal vez lo que ciertamente funcione es la amputación radical de mi teléfono portátil, o volcarme a alguien de confianza. Desgraciadamente, hoy por hoy no hay tal persona en el horizonte. Hasta el hombre de mi paz, en quien yo confiaba (mi consejero particular) me dio una patada en el trasero, traicionando así la confianza. Y mi compañero de rendición de cuentas, hace tanto tiempo que no hablamos. Claro, orar y resistir con todas las fuerzas funciona, y creo que es lo que voy a hacer. Pero conociéndome, y conociendo los ciclos adictivos previos, estoy en problemas.

Y ahí viene la “definición” de tener sexo. Pues dependiendo la definición, y cuán flexible sea uno, se puede tener mucha intimidad sin siquiera retirar la ropa. En Aguas Vivas definen como unión carnal a todo tipo de contacto que conlleve la excitación sexual, tocar partes íntimas -inclusive por encima de la ropa- y sobre todo si finalmente hay un orgasmo. Esto quiere decir que para quienes piensan que “mientras no hay penetración, no ha habido sexo, se equivocan terriblemente. Y es que muchas veces yo me consolaba después de haber estado con el anteriormente citado, de que “tecnicamante” no habíamos tenido sexo, hasta que leí la definición de Aguas Vivas.

Para los pocos lectores, así es la lucha del ex-gay o del cristiano que lucha contra las tendencias homosexuales.

~ por refreshingfromheaven en junio 15, 2007.

Una respuesta to “La lucha ex-gay”

  1. […] estado de la lucha ex-gay en mi vida Dando seguimiento a mi anterior post de la semana pasada, finalmente, las cosas se dieron de forma distinta a lo que esperaba en mi […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: