Domingo por la noche … criaturitas “gay” en internet

Hasta el momento todo va bien. Hoy estuve viendo el blog de Rev, un chico sudamericano, de 19 años, y me hizo pensar en los días cuando yo conocí y me encapriché de un chico de su edad. Yo tenía unos pocos años más que él, y lo conocí al chico ése … el cual era mucho más recorrido que yo pese a su cortedad. Lo conocí al andar en la calle y con el famoso “contacto visual”. Muchas cosas en común entre el del pasado y el del blog: chicos que se van de sus casas (o las casas de sus padres) a vivir la “vida loca”, a ‘disfrutar’ su sexualidad promiscua, drogas, y alcohol … Si, M***** era igual …

Qué fuerte es el dolor interior, las heridas del alma duelen tanto que hay que aplicar un tratamiento contra el dolor: sexo, drogas, cualquier cosa que aplaque, aunque sea por unos instantes eso que duele en lo profundo … una sed legítima de amor en ése desierto de la vida. Cómo duelen las heridas del alma! Recuerdo que en ese tiempo, en mi breve exploración del mundillo gay sudamericano, pude contactar chicos de diferentes lugares, los cuales a parte de su identificación homosexual, tenían otras cosas en común: mucho dolor, hambre de amor, y esa mirada triste y vacía que hasta el día de hoy me sacude y me da escalofríos. Había uno que intentaba suicidarse regularmente … cómo se alcoholizaban esos chicos. Tomando departamentos en grupo y convirtiéndolos en “casas de citas” … buscando hombres mayores para que los “mantengan” o los ayuden financieramente (eso es prostitución). Ésa es la vida “alegre” que llevaban en sus juventudes. Cuántos de ellos habrán muerto con SIDA? Peor aún, cuántos de ellos viven y mueren alejados de Dios.

En fin, lo que me hace pensar el sitio de Rev, es que no hay nada nuevo bajo el sol, y que las mismas cosas se repiten y se vuelven a repetir a lo largo de la historia. Será éso el infierno, una espiral repetitiva de la ausencia de Dios? Ciertamente, no es nuevo lo que el chico éste vive, y qué pena que no haya una iglesia en su país que sea capaz de proporcionarle el amor que obviamente busca tan desesperadamente.

Ec 1. 8-10
Todas las cosas son fatigosas,
el hombre no puede expresarlas.
No se sacia el ojo de ver,
ni se cansa el oído de oír.
Lo que fue, eso será,
y lo que se hizo, eso se hará;
no hay nada nuevo bajo el sol.
¿Hay algo de que se pueda decir:
Mira, esto es nuevo?
Ya existía en los siglos
que nos precedieron.

~ por refreshingfromheaven en abril 22, 2007.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: