La ciencia y el tema de ex-gay

No es que me haya vuelto asiduo de Isla Flotante, pero llegué a un artículo en el que el autor del blog presenta la transcripción de un programa en el que cuestionan la calidad científica de un estudio llevado a cabo por Dr. Spitzer, un psiquiatra estadounidense, en el cual el mencionado doctor reporta un estudio realizado en 200 personas ex-gay. Me llama mucho la atención el esfuerzo que hace Alejandro por traducir al castellano el mencionado programa. Tiene razón en que vale la pena leerlo, pero para alguien del mundo científico, éste tipo de programas son demasiado ligeros. Los cuestionamientos que hacen son sesgados y lo que falta es método científico real.

Cuando leí el estudio de Spitzer, primero que nada, debo reconocer que estaba escéptico. Pero al irlo leyendo, me dí cuenta de que no estaba tan mal, obvio, es un “Professor” 😉 Primero que nada, Spitzer fue uno de los psiquiatras estadounidenses que participó en la eliminación de la homosexualidad de la lista de problemas psiquiátricos. Eso fue en 1973, y él habrá tenido sus razones en ése entonces. En todo caso, no es alguien sesgado en su “approach” del tema, y si tuvo sesgo, no fue el ex-gay en todo caso.

La cosa es que el estudio efectuado en una muestra de 200 personas, que reportaron haber cambiado su orientación sexual, es de lejos mucho más grande numéricamente que el de Le Vay (que disectó 7 cadáveres de hombres y mujeres, algunos que murierion con SIDA), que se usa hasta el día de hoy para decir que hay “diferencias estructurales entre homosexuales y straights” pese a que el artículo mismo no lo dice, y por lo tanto el poder estadísitico es mucho mayor en el caso de Spitzer. Lo que hizo Spitzer fue entrevistar por teléfono, y siguiendo un cuestionario estructurado, a los individuos de la muestra, y en algunos casos, mandó cuestionarios por correo a algunos de ellos. Las encuestas de teléfono, son un método de investigación válido, siempre y cuando se reconozcan sus limitaciones y las posibilidades de sesgo. Los estudios cualitativos tienen también sus bemoles. Éste es un típico estudio cualitativo, de estructura “promedio” entre otros estudios psiquiátricos o psicológicos.

Ahora bien, resulta que el estudio éste de ex-gays es malo porque se hizo entre “self-reported” ex-gays; sin embargo, si un estudio se hace entre “self-reported” gays, como es el caso de un estudio sobre olfato y respuesta sexual, nadie dice ni pio sobre la validez o la imparcialidad del método. Evidentemente hay un sesgo, y es que son las personas que fueron entrevistadas han estado siguiendo un proceso en sus vidas, tal vez un caminar, para salir de la vida homosexual y sus implicaciones. Aquí el resumen del artículo:

Arch Sex Behav. 2003 Oct;32(5):403-17; discussion 419-72. Comment in: Arch Sex Behav. 2003 Oct;32(5):399-402.
Arch Sex Behav. 2004 Apr;33(2):83-4; author reply 84-5.
Arch Sex Behav. 2004 Aug;33(4):325.
Can some gay men and lesbians change their sexual orientation? 200 participants
reporting a change from homosexual to heterosexual orientation.
Spitzer RL.Biometrics Research Department, New York State Psychiatric Institute, New York, ew York 10032, USA.
rls8@columbia.edu
Las declaraciones de posición de las principales organizaciones de salud mental en los Estados Unidos indican que no hay evidencia científica que una orientación sexual homosexual se puede cambiar mediante psicoterapia, denominada a menudo “terapia reparativa.” Este estudio probó la hipótesis que algunos individuos cuya orientación sexual es predominante homosexual pueden, con una cierta forma de terapia reparativa, volverse predominante heterosexuales. Los participantes eran 200 individuos auto-seleccionados (143 varones, 57 mujeres) que declararon haber experimentado por lo menos un cierto cambio mínimo en su orientación de homosexual a heterosexual, y que éste cambio duró por lo menos 5 años. Fueron entrevistados por el teléfono, usando una entrevista estructurada que determinó la atracción por el mismo sexo, fantasía, deseo vivo, y comportamiento homosexual abierto. En todas las medidas, el año previo a la terapia fue comparado al año anterior a la entrevista. La mayoría de participantes dio informes del cambio de orientación predominante o exclusivamente homosexual antes de la terapia a orientación predominante o exclusivamente heterosexual en el último año. Los informes del cambio completo fueron infrecuentes. Los participantes femeninos reportaron considerablemente más cambio que los participantes masculinos. O algunos hombres gays y las lesbianas, que siguen la terapia reparativa, cambian realmente su orientación predominante homosexual a una orientación predominante heterosexual o algunos hombres y mujeres gays construyen narrativas elaboradas auto-engañosas (o aún mentira) en que afirman haber cambiado su orientación sexual, o ambas. Por muchas razones, se concluye que los informes efectuados por los participantes eran por lo general, creíbles y que pocos fueron quienes elaboraron narrativas auto-engañosas o mintieron. Por lo tanto, hay evidencia de que el cambio en la orientación sexual que sigue a una cierta forma de terapia reparativa ocurre en algunos hombres y lesbianas gays. PMID: 14567650
PMID: 14567650 [PubMed – indexed for MEDLINE]

En todo caso, la conclusión que Spitzer saca es que “existe evidencia de que cambios en la orientación sexual ocurren en algunos hombres gay o lesbianas que siguen terapia reparativa”. El que Dobson haga exagere los resultados de éste estudio, si bien no es justificable bajo ningún motivo, creo que es lo mismo que hacen los otros lobbies (léase pro-gay), que hacen decir a los autores lo que no dijeron. Hace un tiempo el British Medical Journal publicaba un comentario sobre las implicaciones de hallar el gen gay … sobre un artículo de Mustanski y colaboradores, que lo que justamente decía era que el mencionado gen, de existir, no había sido hallado por ellos!

En todo caso, el artículo de Spitzer si es bueno metodológicamente, tiene suficiente poder estadísitico, es un tipo estándar de encuesta de actitudes y percepcions, es un estudio típico del mundo psicológico y psiquiátrico, el autor reporta concisamente sus hallazgos, comenta sobre las limitaciones posibles del estudio y saca conclusiones apoyado en la evidencia … tal y como el método científico indica … y el blog de Alejandro no dice nada nuevo ni ningún argumento que un revisor de revistas científicas vaya alguna vez a considerar, si es que es objetivo, al calificar la calidad de un artículo científico.

~ por refreshingfromheaven en abril 20, 2007.

Una respuesta to “La ciencia y el tema de ex-gay”

  1. […] argumentos de este señor son, como mencioné anteriormente con referencia a otro de sus escritos, bastante flojos. Son lógicos, pero les falta globalidad. El […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: