Las dos sillas

•agosto 29, 2014 • 2 comentarios

Algo que siento que Dios ha hecho esta última vez que estuve en retiro espiritual, es traer sanidad a una memoria. Resulta que antes de venirme a Europa, y a insistencia de un amigo muy querido, fui a ver a un sicólogo secular, para “tratar el tema de mi ams”. En una de las sesiones, creo que fue la última, el caballero este me hizo hacer un ejercicio: pusimos dos sillas, y entonces tenía que sentarme en una de ellas y conversar con la persona en la otra silla. Obviamente, una de las sillas era “gay/ams” y la otra era “cristiano/yo” o algo así. Lo que me llamó mucho la atención y me aterrorizó en aquel momento, es que el de la silla “gay/ams” tenía muchos argumentos, y en realidad me dictaba quien yo era. El otro, si bien tenía argumentos, eran menos, era menos vocal y menos convincente. Me impresionó mucho la conversación con esa parte, con ams.

Por lo tanto, durante muchos años, creo que dejé a esa parte, ams, fuera de la mesa de discusiones. Y al escuchar a un amigo hablar de integrar ams, y de integrar esa parte en oración y en la presencia de Dios, que me animé ha hacerlo. Pues resulta que durante el tiempo de orar, lo que me quedó en claro es que en aquel entonces, yo no tenía ni la mas remota idea de mi identidad, de quien yo era y soy. Obviamente, era aterrorizador que ams me diga de manera imponente y a gritos “tu eres esto”.

Al invitar a Jesús de nuevo a ese momento, lo que me quedó claro es que hoy día, mas bien ya sé quien soy, y mi identidad no la dicta ams, sino Jesús, mi Rey. Es otra dinámica. Ahora, puedo darle la bienvenida a ams, y si tiene algo que decir, puedo llevar su información al sitio correcto, la cruz, y allí recibir la versión del Rey, la versión post resurrección, la que es verdad eterna. Ahora puedo integrar de otra forma mi ams, como fuente de información, pero ya no más el quebrantamiento tiene nada que decir sobre mi identidad. Ams puede sentarse a la mesa, junto conmigo, y con la Trinidad (Padre, Hijo y Espíritu Santo). El Dios trino tiene mucho que decir!

Vicky Beeching cantante cristiana se declara homosexual

•agosto 23, 2014 • 3 comentarios

Vicky Beeching, una artista estrella de música cristiana se ha declarado homosexual, luego de una vida de dudas y de desafortunada interacción con la iglesia. Su premisa “Soy gay y Dios me ama como soy”.

Este tipo de noticiones, con el sesgo típico de la prensa sensacionalista, van a afectar las opiniones, actitudes y creencias de la gente. Pareciera que los menores de 35 años ya no le ven ningún tipo de problema al sexo homosexual, ni a las relaciones de parejas del mismo sexo. Obviamente, hay que agradecerle a Hollywood, OGloby y a las series televisivas que han violado la santidad del hogar, y nos han metido en nuestras caras y en la comodidad de la casa, un mensaje sistemático de que la vida homosexual es una alternativa aceptable, y la han simplificado al extremo, es simple, te gustan los hombres y eres hombre? entonces eres gay, sino, eres hétero o bi. Respuestas simples y fáciles. La historia de Vicky Beeching entonces habla a esta gente, y le dice, “tenían razón”. La chica, depresiva y autodestructiva, busca una identidad, y la halla en su quebrantamiento… Como el alcohólico que halla su identidad en la botella. Y Vicky le dice al mundo, Dios me acepta como soy, y todos dicen amén, amén, y amén.

A quienes hemos salido de la vida gay, y a quienes están luchando con AMS, una noticia como esta es peor que un balde de agua helada. Es un shock, desalienta y mueve el piso. Levanta una serie de cuestionamientos, y pone en duda el camino que hemos elegido, pone en duda el poder de la resurrección y pone en duda lo que significa una vida de caminar diariamente como discípulos de Jesús, eligiendo, por gracia, día a día una vida de libertad, de libertad para amar a Jesús sobre todas las cosas, y de libertad para no pecar. Es decirnos “no se puede”… y se junta con las voces del mundo secular que a través de sus sicólogos e intelectuales te dice que dejar de ser gay es imposible…

En su historia personal, hay cosas típicas, crece en hogar cristiano, probablemente disfuncional (no dan muchas informaciones al respecto), va a eventos cristianos, y tiene la desgracia de hallarse con gente altamente ignorante y totalmente incapaz de ayudar. La someten a exorcismo, a liberación de demonios y listo. Claro que la pobre se quedó igual que antes… Porque no era eso lo que necesitaba. Y aquí viene mi crítica a los cristianos de esa línea (evangelio de la fe, evangelio de la prosperidad, y pentecostales de expresión): Su fe no da espacio al quebrantamiento, no da espacio al discipulado y no da espacio a que el Reino de Dios sea manifestado sobre la tierra. Si a esta mujer le hubieran dado la oportunidad de comenzar un camino de discipulado, acompañada por otras personas, el poder de la resurrección, evidenciado en un proceso de restauración, hubiera dado otro resultado.

Mi opinión, basada en mi propia vida, en mi propio camino, y en el privilegio que he tenido de acompañar a otra gente, es que si se puede llevar una vida de discipulado, donde reuniones regulares con otros creyentes son la regla, donde existe la posibilidad de rendir cuentas y recibir oración, donde se puede invitar a Jesús a decirnos quienes somos. Una vida en la que así como yo estoy disponible para otros, ellos están disponibles para mi, y no es un peso llamar o pedir ayuda. Es una vida en la que no somos llaneros solitarios, sino mas bien un ejército de sanadores heridos extendiendo sanidad a las naciones. Donde la fe consista en creer en las cosas que vendrán y actuar en consecuencia; donde aprendamos a vivir en la tensión entre el ya y el no todavía… Ya estamos justificados y estamos siendo transformados, hemos hallado la primera resurrección, personificada en Jesús, pero aún no hemos resucitado a nuestros cuerpos glorificados. Se puede llevar una vida de santidad, cuando la prioridad está puesta en servir, escuchar al otro, orar y alentarnos los unos a los otros…

Hasta cuándo los cristianos van a seguir viviendo en fábulas y en negación? cuántas generaciones tienen que ser sacrificadas al dios de la pornografía, del sexo y de la infatuación lujuriosa? Hasta cuándo las iglesias se van a mantener al margen, sin proporcionar el apoyo que se necesita? Hasta cuándo las iglesias y los cristianos van a seguir flojeando en lugar de prepararse para dar discipulado y apoyo al quebrantado?
Hasta cuándo las iglesias van a renunciar a su rol profético? Hasta cuándo otras iglesias, malinterpretado la necesidad, van a unirse al mundo y en lugar de ayudar a la gente a salir de su cautividad, la mantendrán en ella? Probablemente no sea parte de mi privilegio sobre la tierra el ver la iglesia restaurada y ayudando al quebrantado, pero llegará su momento.

Vergüenza, adicción y mujeres

•agosto 21, 2014 • 6 comentarios

“Hola oscuridad, mi vieja amiga” es el comienzo de una canción de Simon & Garfunkel (Sound of Silence). La canción de mi vida ha sido “Hola vergüenza, mi vieja amiga; hoy vengo a hablar de nuevo contigo”.

La vergüenza ha estado presente desde que tengo memoria. Mi nacimiento, traumático, con el cordón umbilical enrollado en el cuello sofocándome, jalado hacia afuera con la ayuda del fórceps, me dejó con la sensación de que la vida no era algo para vivir, que yo era un error, que el amor es sofocante en lugar de vivificante.

De niño, según una de las amigas niñeras que alguna vez nos cuidaba, yo era “un manojito de nervios”. Yo vivía inquieto y avergonzado de todo, de ser, tal vez porque sentía que todo lo que hacía estaba mal. Mi madre, ella misma una niña quebrantada y entonces ya adulta, me confirmaba los temores, a la vez que me cargaba con el peso de vergüenza generacional, y manipuló todos los aspectos de mi vida. Repetición del sofocamiento, que me dejó con un profundo y sincero autoaborrecimiento, baja o ninguna autoestima y ningún sentido de ser.

Si bien admiraba a las mujeres y les tenía gran respeto, fueron ellas las personas que más me avergonzaron a lo largo de la vida. Comenzando por las enfermeras tomándome la temperatura de niño, mi madre diciéndome lo malos o insuficientes que son los hombres, o mi abuela avergonzada del divorcio de sus padres y el consecuente abandono del padre… de alguna forma, yo era parte del lado malo. Y me sentí abandonado a mi suerte para crecer y hallar mi camino. Mi cuerpo no se desarrolló como hubiera querido, ni mi voz, ni mi fuerza y mi masculinidad simplemente se cayó hecha trizas. Desafortunadamente, me da la impresión que mi padre no me vió en esos momentos, y no vino en mi rescate…

De niño y adolescente, era bastante enamoradizo… y me infatuaba románticamente de muchas de las chicas, pero al final, mi infatuación romántica siempre acababa siendo una nueve fuente de vergüenza, y la gente, si se enteraba de que alguien me gustaba, usaba el hecho para burlarse de mi. Mi madre, encima, siempre descalificó a cualquier chica que me interesara, y de todas formas, las chicas igual me rechazaban (confirmando mis temores)… Una de ellas, cuando me acerqué a preguntarle sobre su recuperación luego de un accidente, me dijo “yo no hablo con maricones”, me dio la espalda y se fue… solamente quería ser amable con ella… Y luego las amigas que tuve, siempre me consideraron eso, un amigo, pero no un hombre de su interés… no eres sexy, o no vistes como se debe, no sabes bailar, no eres suficientemente “cool”… Eso si, para resolver problemas de matemáticas, para eso si era usable.

Finalmente, tuve que hallar formas de compensar. Habiendo descubierto la pornografía y la masturbación temprano en mi vida, busqué consuelo en esas cosas. Al menos me hacían sentir bien, mientras viajaba en un mundo de fantasía. Encima, en el colegio sufrí abuso sicológico y físico, bullying fue parte de mi vida. Dejé de viajar en la góndola del colegio, porque me aterrorizaba el chico, algo mayor, que me pegaba a su gusto en la góndola, y nadie, ni los profesores ni nadie pudo nunca defenderme… Y me llovían las etiquetas. Pero tanto entrenamiento con bullying me hizo como inmune. Era más fácil soportar el rechazo y el avergonzamiento causado por los chicos, que al final, era menos doloroso que toda la fila de avergonzamiento por parte de las mujeres. Así que en mis 20’s comencé a experimentar con la sexualidad homosexual, la cual se desarrolló en adicción una vez que me trasladé a vivir en Europa, particularmente cuando el acceso al internet y a la porno gay por internet se volvieron algo tan democrático. La vergüenza de la adicción, la vergüenza del acto sexual, y del rechazo de otros hombres, era mas soportable que la sola idea de ser avergonzado de nuevo por las mujeres.

Y claro, me aislé relacionalmente. Detrás de la etiqueta autoimpuesta de “incompetente relacional”, oculté mi terror a ser avergonzado por una esposa… “todo el mundo sabe que fulano es un desastre en la cama, por eso que no lo aguantaron sus primeras dos esposas” es suficiente para descalificar a un individuo, que por lo demás pareciera ser un hombre de éxito.

Jesús ha estado removiendo muchas capas de mi vergüenza, vaya que ha sido un camino largo, mas de 10 años. El sexo casual y las adicciones ya no son el sitio donde hallo compensación; ahora puedo permanecer sobrio gracias a la esperanza de la resurrección. He aprendido que no puedo poner a todas las mujeres en la caja “peligrosa”, y mas bien a verlas como portadoras de la imagen de Dios, parte de la revelación de Jesucristo sobre la tierra. Inclusive, ahora puedo alcanzarlas, llegar a ellas, clavar de nuevo la vergüenza en la cruz, y vencer esto pidiendo a mujeres en quien confío que me bendigan como mis hermanas y como mujeres.

Ahora, la canción que llevo en el corazón es “Y no serviré a otros dioses, ni a otros tesoros! Tu eres el deseo de mi corazón” (And I will serve no foreign god, or any other treasure. You are my heart’s desire).

Para Rougek & Martin que lo pidieron :)

Compartiendo el evangelio en el sauna

•agosto 5, 2014 • 2 comentarios

De todos los lugares del mundo, el último sitio donde se me hubiera ocurrido que puede uno predicar el evangelio es un sauna!

Hace un par de fines de semana, fui a mi entrenamiento regular de natación, y elegí entra al sauna seco. En el país donde vivo, las regulaciones son estrictas, y literalmente uno debe entrar desnudo y con una toalla para sentarse. En fin, el lugar estaba vacío, por lo que le di al reloj de arena, y comencé a sudar la gota gorda.

Pasados cinco minutos, entra un hombre en sus 20’s, pregunta algo en el idioma local, que obviamente no entendí, y comenzamos una charla habitual en inglés. Pero una vez acabados los “de dónde eres”, “hace cuanto que vives aquí” y “hasta cuando te quedas” (o cuándo te vas en otras palabras), el chico este me pregunta “cual es la pasión de tu vida”?

Esta fue una oportunidad que no se presenta dos veces, entonces, le dije “mi pasión es Jesús” y luego de explicarle que soy creyente, algo que es rarísimo en Europa, el joven éste me dijo “soy la persona indicada, he estado en un retiro y me interesan estas cosas”. En medio del sudor y el calor abrasador, tuve la oportunidad de presentar el evangelio del Reino a este varón. Luego de salir del sauna, tomar una ducha helada, vestirme y salir del complejo, acabé invitándolo a la iglesia, le di la dirección, y en la puerta misma, tuve oportunidad de orar por él por sanidad.

A Jesús sea la gloria!

Se acabaron las vacaciones de verano

•agosto 5, 2014 • 3 comentarios

Escribo hoy para compartir un poco cómo he estado el último tiempo, y agradezco a algunos lectores que me recuerdan de poner el blog al día.

Para comenzar, tuve un verano espectacular, viajando por varias ciudades europeas en compañía de un familiar, y visitando a muchos amigos y compañeros de luchas, compañeros de ministerio, y visitando otras amistades mas del ámbito profesional. Este verano ha sido uno de los mas calientes en la historia registrada, y por lo tanto, ha sido en general un período agradable. He podido saltar al mar al salir de la oficina y disfrutar el agua refrescante.

Debido al estrés laboral, desde hace dos meses, he visto por conveniente buscar apoyo de una sicóloga profesional, lo cual está cubierto por la Institución, y me sale gratis. Es interesante que al hablar con alguien completamente extraña me animo a pensar y a aplicar el principio de aceptar lo que no se puede cambiar, y mas bien esforzarse en lo que se puede cambiar (como la oración de la serenidad!). Al mismo tiempo, me gustaría hallar consejeros cristianos que puedan ir mas profundo, y encima orar y pedir a Dios que se manifieste, pero bueno es la limitación del mundo secularizado. Ayuda si el ver las cosas con objetividad.

Sobre las luchas con AMS, pues haciendo un check-in, sigo sobrio, con tentaciones frecuentes, pero sobrio por gracia. Este año no han habido tantos ex-ex-gay saliendo a gritar que mi proceso es innecesario… Así que no me he sentido tan conflictuado con la propaganda pro-gay. Al final del año pasado, hablé con un amigo que aprecio profundamente, pese a que no compartimos la visión sobre la homosexualidad, y me dijo imperativamente “no compartas más tu testimonio, que le hace daño a muchos”. La verdad, sus palabras me alentaron mas bien a seguir compartiendo con gente, y en eventos cristianos. De forma increíble, hay mas y mas personas jóvenes que están hartas de tener que aceptar las mentiras de la sociedad post-cristiana que normalizan todo. Hay mucha gente que está sedienta de escuchar que hay una alternative, y creo que al no callarme contribuyo con mi gotita de agua a paliar dicha sed, y si fuera posible, a acercar a estas personas a la verdadera fuente de aguas vivientes.

Sobre el uso del internet, acabé comprando una nueva computadora portátil, la cual fue inicializada en presencia de mi compañero de rendición de cuentas, y en la cual he instalado el software K9. Es molestoso que me bloquea youtube, búsqueda de imágenes, y sitios de contenido maduro. Es a veces vergonzoso cuando el perro ladra y hay gente, pues usualmente bloquea mas de lo que debe, y mismo si son noticias y tiene un clip de youtube bloquea el sito! Esto ha contribuido a que haya escrito menos en el blog, pues en ese ordenador, está bloqueado debido a la palabra “gay”. Pero bueno, estoy sobrio de pornografía :) Gloria a Dios. Sin auto-engañarme, comento que he hallado formas indirectas de ver youtube, pero no hay formas indirectas de mirar porno, y estoy tranquilo con ello.

Necesito con urgencia ir a un retiro (y lo haré esta semana que viene), o como yo lo llamo, ir a Narnia por un tiempo, para rebobinar y renovar la mente. Me han pedido dar un testimonio sobre vergüenza-herida materna-adicciones… Se me vino a la mente la cancionista de Simon y Garfunkel “Oh darkness my friend” y le cambié a “Oh shame my friend”, pues la vergüenza tóxica ha sido mi compañera fiel, y ha sido en realidad el fundamento para mis crisis de identidad. Me he dado cuenta que en mi quebrantado entendimiento de las mujeres (compartí algo antes), las he visto como fuente de vergüenza, y como no puedo sobrellevar la vergüenza causada por mujeres, ha contribuído en mi acabar en AMS, pues al menos puedo manejar el rechazo o la vergüenza del pecado homosexual. Tengo que pensar cómo formular lo que Dios me ha estado mostrando. Pero es usual que al compartir tales testimonios uno tiene que mostrarse figurativamente desnudo frente a una audiencia… Aprecio sus oraciones.

Así éramos algunos de nosotros

•junio 12, 2014 • Dejar un comentario

Este es el video-trailer en inglés que documenta los testimonios de muchas personas que, habiendo sido homosexuales practicantes (o al menos autoidentificados como homosexuales), han salido de esa identidad y de el estilo de vida. Es solamente el trailer, pero pienso que es una palabra de aliento para muchos. Son hombres y mujeres de TODAS las edades y de DIFERENTES grupos étnicos, y religiosos (aunque la mayoría pueden considerarse Cristianos-que-creen-en-la-biblia-como autoridad máxima en temas de doctrina y moral).

Conozco personalmente algunos de los que aparecen en el clip, y tengo entendido que otros amigos comparten sus testimonios en el documental completo. Gloria a Dios por estos varones y mujeres que comparten sus testimonios en este tiempo de confusión y de limitada libertad de expresión para los seguidores de Jesús. Toda la honra y la gloria es para Jesús quien sigue obrando en nosotros el querer como el hacer, porque ha resucitado, y por lo tanto es nuestro verdadero Rey. Toda la honra y la gloria es para el Padre Eterno que nos ha amado desde antes de la fundación del mundo y nos ha redimido y justificado mediante la obra de Jesús en la Cruz. Toda la honra y la gloria es para el Espíritu Santo que nos empodera, capacita, consuela y alienta a lo largo del camino.

El séptimo arte, la fe y los gays

•junio 5, 2014 • Dejar un comentario

Estos días a través de la blogsfera (mas específicamente a través de Brian McLaren, el pluralista cristiano de moda) me he enterado de un nuevo film, cuyo título es “Seventh-Gay Adventists“, y se trata de un documental que describe la vida de algunos Adventistas del 7mo Día en Estados Unidos, quienes siguen la religión adventista, y que al mismo tiempo son homosexuales, y optan por llevar un estilo de vida híbrido, de ir a la iglesia, y sobre todo, imponer su postura, principios y lucha a la comunidad de Adventistas. Por ello, este film es importante, primero porque muestra a un grupo religioso, los adventistas que son la secta pseudo-cristiana que mas cercana es a la fe evangélica-cristocéntrica y basada en la Biblia (Soli Deo Gloria, Solo Christo, sola fide, sola gratia, sola escritura), y por lo que dice el trailer, es sobre cómo los homosexuales Adventistas han avanzado la agenda gay en sus iglesias, donde obviamente la idea de no dar lugar a la homosexualidad como alternativa es inexistente.

Un film similar es Latter Days, si bien el film no es documental, presenta la percepción que el lobby gay tiene de los mormones, y sobre todo de los tratamientos terapéuticos de la homosexualidad. Una película que es para des-sensibilizar al espectador, y confrontarlo con el romanticismo de película gay. Digo, es demasiado bueno para ser cierto. De igual forma, el mensaje implícito es que no hay cambio posible, y que la infatuación romántica es tan fuerte que sobrepasa la fe religiosa. Las películas sobre curas abusivos son tan abundantes que se me pasaría la tarde mencionándolas en lugar de terminar el post.

Entre paréntesis, mi posición en este blog es que la Iglesia está compuesta por personas, individuos del Reino, que tienen parte en la persona de Jesucristo quien es asimismo la primera resurrección, el que lee, entiende; por lo mismo, mi posición es que ninguna institución religiosa es única o el único camino “al cielo”, y que las instituciones que claman ser la iglesia única, y que usan otros libros aparte de la Biblia, son “sectas”, si bien entre sus miembros existen hermanos y hermanas en la fe que tienen parte en la primera resurrección (esa es mi ortodoxia pragmática). Por ello es que es analizar lo que el séptimo arte comunica también con respecto a creyentes mismo si no son cristianos, El tema es recurrente en la filmografía gay, como ya comenté anteriormente con respecto al judaísmo y la homosexualidad.

Ahora bien, tal bombardeo de películas logra que los espectadores se acostumbren a ver como si fuera normal la infatuación romántica entre dos personas del mismo sexo. Y mas aún, si es que inclusive nosotros que no compartimos esa visión las observamos, estas películas tendrán el efecto de crear duda sobre nuestros fundamentos o nuestras decisiones de fe. Es una disyuntiva fuerte, o por un lado tomamos conocimiento del tema, o por el otro, nos dejamos influenciar por esta clara agenda. El resultado puede ser desalentador y devastador, porque el mensaje implícito de estos films es que no hay esperanza de cambio mediado por la religión (pese a que existe evidencia científica de que si hay esperanza de cambio).

Y con el respeto que merecen las Iglesias cuasi cristianas de Roma, Adventista, Mormona y de los Testigos, los films tienen razón en que el cambio no lo produce una afiliación religiosa, ni una serie de rituales religiosos, ni algunas de sus terapias. El cambio para el ser humano solamente sucede cuando éste se encuentra frente a frente con Jesús y El se vuelve el Rey de su vida. La transformación consiste en parecernos más al Mesías, ser portadores de su imagen, y empoderados por el Espíritu Santo, heraldos de su mensaje, a través de una vida de testimonio, de una vida que refleja la obra de la cruz y que anticipa la vida de resurrección. La transformación es un proceso, es una vida de discipulado y de menguar para que Cristo brille.

En todo caso, si lees este post y miras los films, pregúntate si lo haces para confirmar tus luchas y hallar justificativos para un acting out, o lo haces para conocer los argumentos del séptimo arte contra nuestro caminar. Es tu responsabilidad.

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 132 seguidores

%d personas les gusta esto: